Pages Navigation Menu

La agenda literaria de Gran Canaria

Entrevista a Alexis Ravelo en la I Semana del Libro y la Fotografía

Entrevista a Alexis Ravelo en la I Semana del Libro y la Fotografía

Hemos estado en el acto inaugural de la I Semana del Libro y la Fotografía que ponen en marcha El Sillón de Canaima y la Escuela Canaria de Fotografía.

El primer acto ha sido una entrevista al escritor Alexis Ravelo por parte del periodista Juan García Luján. Se conocen desde hace años y se nota la complicidad. García Luján apostó por “ustedear” al escritor y plantearle preguntas que, con su retranca, resultaban en sí mismas tan geniales como las respuestas que siguieron. Durante la entrevista, se mostraron las magníficas imágenes que el fotógrafo Chiqui García había tomado del escritor en la editorial Anroart. A partir de esa sesión fotográfica, Chiqui fue contactando con otros autores canarios a los que también retrató dando como resultado la exposición “Letras Canarias”, gracias a una idea de María Jesús Alvarado, y que ahora se puede visitar en la web de chiquigarcia.es. Este lo recuerda como “fotografiar conversaciones” porque si algo tienen en común los escritores canarios es que les gusta hablar y se trataba de eso, de ir creando confianza a través de las palabras para que las imágenes resultaran cercanas. El sonriente resultado lo podemos ver en la solapa de los libros de Ravelo justo encima de “Escritor calvo y ateo… Sin embargo, Alexis confiesa que prefiere que las cámaras no entren en su espacio de trabajo habitual que es su casa. Es allí donde depura la estructura de sus novelas y, como buen callejero, es fuera, en la calle y sobre todo de viaje donde realiza las anotaciones que guarda, cómo no, en su Moleskine.

El escritor se declara lector de autores muertos: suele ser garantía de calidad que se sigan publicando una vez pasado el tiempo. Ante el límite temporal que todos tenemos, se trata de una apuesta segura. Incluso así, también lee novedades pero la vorágine editorial le hace ser crítico con la masa de libros que renuevan constantemente los escaparates de las librerías.

García Luján, citando a  Kundera sobre La insoportable levedad del ser, le plantea si sus personajes nacen, como los de este, de frases sugerentes. Los del escritor canario también pero principalmente surgen de la propia trama, una mezcla frankesteiniana de arquetipos clásicos y gente conocida, a la que tenga cariño o coraje.

Lleno, abajo y en el gallinero

Lleno, abajo y en el gallinero

Hay espacio para el debate en este primer acto y se centra en la pertinencia de la publicación de ciertas fotografías a raíz de las difundidas sobre Aylan, el niño sirio que murió ahogado en las costas de Turquía o la anciana de Tenerife que falleció desnutrida. No hay respuestas contundentes, se trata de un dilema ético, pero lo cierto, dice Ravelo, es que en nuestro imaginario colectivo el poder de la imagen de un solo individuo para contar una historia más amplia está sobradamente demostrado: la imagen de la Guerra Civil Española es la “Muerte de un miliciano” de Robert Capa o la denominada “Niña del napalm”   de Nick Ut, la que asociamos a la Guerra de Vietnam

Que García Luján, a pesar de conocer tan bien a Ravelo, se ha documentado muy bien para la entrevista se hace palpable cuando compara la fecha de finalización de Morir Despacio y la de comienzo de La Última Tumba: 8 de agosto y 5 de agosto, respectivamente. La pregunta que sigue es: “¿No es capaz Alexis de guardar luto?”

La respuesta es que los escritores no tienen tiempo para lutos y que, en su caso, trabaja con dos o tres proyectos a la vez siempre y cuando  estén en diferentes momentos del proceso creativo. Nos sorprende cuando añade que, en ese momento, también estaba escribiendo un libro infantil. “¿Puede pasar desapercibida la ternura entre el semen y la sangre?”. “Al contrario”, responde Ravelo, “es en los entornos cruentos donde se hace más visible”. Cuestión de enfoque.

Novela negra con luz matutina

Uno, apresado por los tópicos, pudiera pensar que un escritor de novela negra se sienta delante de su ordenador en un rascacielos, vislumbrando las luces centelleantes de la ciudad, en plena madrugada y con un manso whisky como única compañía pero Ravelo ha venido una vez más a deshacer cualquier prejuicio literario. Se levanta a las siete de la mañana, se prepara un cafecito y escribe hasta las diez y media. Y es a esa hora cuando para porque es a esa hora cuando comienza a sonar el teléfono. Aprovecha para hacer una pausa y ver cómo están saliendo las acelgas del huerto o si se le bichó alguna planta.  El escritor ha adoptado pues la costumbre de Don Benito Pérez Galdós que escribía hasta las diez y luego salía a la calle a escuchar a la gente para nunca perder el habla de la calle. De esa tarea matinal, aunque escribe unas nueve páginas, efectivas, tan solo quedan dos o tres por día. En cualquier caso, tiene clara la trama desde el inicio por una cuestión práctica: no le gusta trabajar en algo durante un año sin saber adónde va.

Son muchos los premios que se le han concedido pero a pesar de lo mucho que le alegra el éxito que están teniendo sus obras, los premios no son lo más importante. De hecho se pueden convertir en una trampa, añadiendo presión sobre la calidad del siguiente trabajo. Una cosa está clara, solo dejará de escribir cuando deje de aprender. Como lectores, nos alivia tener la seguridad de que, en esto de la literatura, nunca se deja de hacerlo.

Un buen cuento es como una buena fotografía

Volvemos a la fotografía y a la literatura estableciendo un paralelismo entre el cine y la novela por un lado y la fotografía y el relato corto, por otro. Un buen cuento es como una buena fotografía. Cuenta lo que está fuera de plano, centrándose en lo que está dentro de él. Muchos escritores han sido aficionados a la fotografía tales como Julio Cortázar y Juan Rulfo. El propio Alexis Ravelo lo es y recomienda salir a hacer fotografías como la mejor forma de pasar un domingo sin dinero. En Majalula.com esperamos poder ver esas fotos…Quién sabe. ¿Tal vez en la II Semana del Libro y la Fotografía ?

 Camiseta con caricatura de Cortázar de Nórdica Libros, a la venta en Canaima

Camiseta con caricatura de Cortázar de Nórdica Libros, a la venta en Canaima

El escritor necesita visualizar antes de escribir, con la intención de que su novela sea plástica creando puentes sensoriales entre lector y escritor, pero rechaza escribir novelas cinematográficas y, sobre todo, que ello constituya un halago. Quiere que sus libros sean “literarios”. Si quiere cine…pues va al cine. Lo que anhela es la verosimilitud. Sus delitos de sangre no son reales pero los hurtos, las estafas, los timos, con frecuencia los saca de los periódicos así como los de guante blanco, para Ravelo, los realmente preocupantes. Ravelo insiste en contarnos el capitalismo en blanco y negro siendo este tan “en color”, ironiza García Luján. Ravelo matiza: “en technicolor que no deja de ser un color falso”. Para los interrogatorios o los crímenes le gusta confirmar la citada verosimilitud con profesionales del medio.

En un muy buen ambiente, surgen las preguntas del público: ¿Y las Musas?  “Para las musas está la libreta, yo creo en las mesas”. ¿Por qué hoy en día sobran tantas palabras en las novelas? “Solo sobran si son malas, si te puedes saltar un párrafo o dos páginas y no te pierdes, es que sobraban” ¿Es Las Palmas de Gran Canaria un buen escenario para la novela negra? “Es una ciudad portuaria, y por tanto un buen escenario, con su cosmopolitismo y eso tan canallesco del muelle de ‘no es ilegal pero…’” ¿Cuál de tus novelas le darías de comer a Fortunata? (La respuesta la dejamos para los afortunados asistentes a este prometedor, y cumplidor, primer acto de la Semana del Libro y la Fotografía).

Los últimos libros escritos por los protagonistas del evento son Las flores no sangran , ganadora del Premio VLC Negra en 2015 y De un tiempo, de un país, , de García Luján, una serie de entrevistas que aportan una visión crítica de la realidad canaria y de la que hablaremos próximamente.

Por cierto, nos vamos de Canaima con varias recomendaciones de lectura que surgieron durante la entrevista:

La Epopeya de Gilgamesh. Según Ravelo, todos los personajes ya están presentes allí
Gramática de la Fantasía de Gianni Rodari. Ideal para los cuestionables bloqueos del escritor, técnicas como la del “El binomio fantástico” o “La Ensalada de Cuentos” sacan a cualquiera del atolladero.
2666 de Roberto Bolaño. Una de esas novelas en las que sus mil páginas tienen sentido, Ravelo destaca que si te saltas un párrafo, ya te has perdido.
Las babas del diablo de Julio Cortázar. Este relato perteneciente a Las Armas Secretas es de temática fotográfica y en él se basó la película Blow-Up dirigida por Michelangelo Antonioni. Como curioisidad, el cameo de Cortázar.
Subsuelo de Marcelo Luján. Para cualquiera que diga que la novela negra es un género menor, Ravelo recomienda esta joya.
Los papeles de Aspern de Henry James. Una novela corta publicada por Navona Editorial especialista en rescates como el de El Viento y la Sangre de M.A. West, en Navona Negra ;)

468 ad

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *